EL ABUELO NO MURIÓ DE VIEJO

Volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle. Crucé el pasillo hasta el dormitorio, con la cara pintada y el disfraz de camuflaje de papá. Entreabrí la puerta y allí estaba, durmiendo, el pelo blanco resinoso esparcido sobre la almohada como una aureola y la boca, desdentada, entreabierta. Su pecho, al respirar, se movía tan suavemente bajo la sábana que apenas si se percibía; tanto, que podría haberse dicho que ya estaba muerto. Le disparé, y el corcho le rebotó en la frente. “¡Tú la llevas!”, –grité, y corrí a esconderme–. Seguramente murió de viejo pero no le digas a la mamá que estuve anoche en su habitación.

índice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: